martes, 10 de abril de 2012

Peña Pileñes

Ruta realizada el 01/04/12
Hora salida: 10:29 h
Hora llegada: 18:31 h
Distancia recorrida  12.6 km
Desnivel acumulado ascenso-descenso: 1042 mts - 1045 mts
Ver en Google Earth (tienes que tener el programa instalado en tú ordenador. Puedes hacerlo aquí www.google.es/intl/es/earth/index.html
Track: Peña Pileñes
Participantes: Juan - Ricardo - Carlos

Tras la pequeña excursión del pasado domingo, en esta ocasión realizaremos una ruta bastante más potente, tan sólo hay que ver la duración de la misma. Y es que para empezar, el desplazamiento hasta el punto de origen ya es bastante cansino, lo que añadido a unas condicones de la nieve acordes a esta época, hacen que la paliza sea considerable. Dejamos el coche a 1,5 km de la capilla de Ventaniella (apurando podíamos haber llegado arriba, pero mejor no arriesgar) y comenzamos a caminar con un buen día de sol con lo que pronto fuimos quitando capas hasta quedar en camiseta. Seguimos ascendiendo y un poco antes de llegar a la  Majada de la Castellana, donde como en la anterior ocasión que intentamos Pileñes haremos una paradita pal pincho, giramos la vista atrás y contemplamos el Pico Lago, nuestra anterior salida. Un poco más adelante a nuestra derecha la mole de Ten, frente a nosotros el Collado de las Arriondas, y a su izquierda la antecima de Pileñes. Continuamos ganando altura poco a poco hasta que nos encontramos con el tramo más duro que comienza sobre los 1800 mts. Aquí tenemos dos opciones: ir subiendo por la nieve, que fue la opción que cogió Juán (trazado verde y a la postre creo que mejor) o ascender por la zona sin nieve lo máximo posible (trazado rojo) que fue la opción que cogimos Ricardo y yo, no muy buena y explico por qué: cuando llegamos a la zona con nieve no llevábamos puestos los crampones, ni el piolet a mano. Atacamos la zona confiados, Richar iba delante abriendo huella con mucho cuidado y yo detrás, hasta que el importante desnivel unido al mal estado de la nieve (muy blanda) hizo que un servidor tuviera un resbalón lo sufucientemente importante para entrarme el canguis. Me quedé inmóvil hasta que mi compi se acercó para sacar el piolo de mi mochila y yo hacer lo mismo con él. A partir de aquí y con la herramienta en la mano mucho mejor (eso sí, con el susto en el cuerpo). Una vez que pasamos el resalte nos encontramos con Juán que pensaba que íbamos delante. Desde aquí hasta la cima el terreno es bastante más asequible y la nieve ya está más dura lo que facilita el trabajo de los crampones, aunque si miramos a nuestra izq (norte)  vemos una gran pala de nieve también con bastante desnivel que intimida un poco, sobre todo después de mal trago de hace unos minutos. Tras poco más de cuatro horas llegamos a la cima felicitándonos por ello, y es que a la segunda fue la vencida. El que haya estado arriba ya lo sabrá, pero para el que no, decirle que las vistas son maravillosas y como casi siempre las fotos no hacen justicia. Tras un rato arriba disfrutando del panorama comenzamos el descenso y tras un rato y viendo la hora (15:20) decidimos parar a comer. Con la barriga llena nos ponemos a caminar en dirección NW con las vistas puestas en el collado que tenemos que alcanzar, pero primero tenemos que pasar un resalte un poco delicado. Aunque al principio intimida esta vez no nos pillaría desprevenidos pues llevamos puestos lo hierros. Juan lo hace el primero, baja de cara a la ladera debido al desnivel. Unos cuantos pasos y hecho. Desde abajo nos comenta que está fácil lo que tranquiliza. Turno de Ricardo, lo pasa bien. Me toca. Me pongo en el borde, me doi la vuelta y comienzo a bajar. Siempre tres puntos de apoyo para asegurar pienso. Primer paso, bien, saco el piolet de la nieve y lo vuelvo a clavar para asegurarme, otro paso, poco a poco voy ganando confianza y rapidamente dejo atrás lo complicado. Ufff, esta vez ha sido más fácil pero aún sigo pensando en el mal trago de la subida. Continuamos faldeando y echamos la vista atrás para ver por donde habíamos bajado, y es que parece imposible en la distancia pero sí, es por allí. Tardamos casi una hora y cuarto en alcanzar el collado. Desde este punto casi todo es descender hasta volver a coger el camino de subida. A lo lejos pudimos observar un numeroso grupo de rebecos formado por al menos quince o más ejemplares, es increible ver como corren por entre las peñas. Llegamos a la capilla sobre las 18:05 tras tres horas de descenso. Desde ahí hasta el coche nos resta otro kilómetro y medio por la pista hasta el coche donde daremos por concluida la ruta de hoy.
A continuación van algunas de las fotos del día, en esta ocasión no hay video, ohhhhh!!!


Earth
Track
Comenzamos cogiendo agua
y haciendo monaes
Juan arranca delante
Echamos una vista atrás a la venta y la capilla
y continuamos por el camino
El sol apreta
Brothers in arms
Todo pa riba hasta el collau
Una pose
Cima de Ten
Ya queda menos
Pico Lago
Grupo de rebecos en la falda de Ten
Verde ruta de Juan, roja la nuestra
Comienza lo duro
Sino que se lo pregunten a Juan
Ricardo y yo seguimos por la zona sin nieve
Mientras vemos a Juan recortando silueta
Ya se ve la cima (foto Helio)
y la pala de nieve que cae desde ella (mejor no resbalar)
Richar retratando el paisaje
Y desde arriba vemos entre otras cosas esto
Foto del trio
y foto clásica
Tenemos que ir hasta allí
Pues vamos
Pero primero hay que bajar por aquí
Miramos atrás y vemos el descenso, guau!!!
Y desde el collado de antes bajamos y bajamos
hasta que llegamos de nuevo a la venta, donde tras un descanso
retomamos la pista hasta el coche
Hasta la próxima
Recogemos los bártulos
y regresamos a casa pensando en esto.